Noticias

GINÉS MARÍN INDULTA A UN BRAVO TORO DE ZALDUENDO EN ZAFRA

05/10/2019

Fuente: Prensa GInés Marín/mundotoro

Ginés Marín soñó el toreo con el bravo ‘Mendaz’ de Zalduendo, al que indultó en una gran tarde en Zafra, cortando un total de cuatro orejas y un rabo simbólicos.

El que saltó ayer al ruedo de Zafra se llamaba y se llama Mendaz, estaba herrado con el número 195 y nació en mayo de 2015. No es que fuera muy guapo el toro —tenía poca cara y le faltaba remate— pero bravo lo fue de verdad. Con los atributos que adornan a los toros auténticamente bravos: fijeza, celo, profundidad y repetición. Nunca volvió la cara el animal y tuvo una clase desbordante, pues hacía eso que se dice de que planea en la muleta, o que hace el avión, lo que supone una entrega indecible. Mendaz tuvo además nobleza, infinita claridad en sus embestidas, todas por abajo.

Así que con ese toro se sintió Ginés Marín y desplegó todos sus recursos de torero de mucha clase. Con el capote en el quite a la verónica y en el remate de la media verónica, lances cadenciosos y como de tiralíneas.

Bello fue el inicio de faena del oliventino, alternaba el natural con la trincherilla invertida y ganaba terreno hacia los medios. Por ambos pitones planteó Ginés una obra que siempre tuvo intensidad y altura, toreaba con los vuelos de la muleta, largos los muletazos.

El torero buscaba el indulto y el toro era muy bueno. Le dio distancia y se le vino galopando, tenía un tranco de más. Series largas y muy ligadas, con la intensidad que aporta el que las tandas estén compuestas de bastantes pases. El público es protagonista en la fiesta más democrática que existe, pidió el indulto y el presidente correspondió con el pañuelo naranja.

Antes Ginés Marin había enlotado un astado terciado y abrochado de pitones, que tuvo clase en la muleta del oliventino. Inició la faena de rodillas en la boca de riego con el pase cambiado por la espalda. Faena también larga por ambos pitones, nobleza del animal y series de mucho acople, cuando el remate del muletazo con los vuelos engrandece el toreo. Bernadinas finales, estocada y dos orejas

Fotografías