Noticias

PUERTA GRANDE PARA GINÉS MARÍN EN ANTEQUERA

03/06/2018

Fuente: Diario Sur

Ginés Marín cortó dos orejas tras cuajar una gran faena a un toro de Santiago Domecq. Salió por la puerta grande junto a Roca Rey
Antequera, convertida este fin de semana en el epicentro taurino de Andalucía, acogió la primera corrida de toros de la temporada en la provincia. Buena entrada de público para un festejo entretenido, donde, como en botica hubo de todo y en el que Roca Rey y Ginés Marín, que salieron a hombros, firmaron los mejores pasajes de la tarde.

Roca Rey, en su debut en Antequera, no defraudó a las expectativas generadas en el primero de su lote. El peruano se estiró con buenas verónicas en el recibo a 'Buscado', al que apenas picó en el caballo. El burel llegó con mucha emoción a la faena de muleta, que Roca Rey brindó al público y que comenzó de rodillas destacando un pase cambiado por la espalda. Fue un inicio vibrante para un trasteo, donde hubo poder, mando y ligazón, aunque no terminó de eclosionar. Cerró con unas luquesinas que levantaron al público de sus asientos. Una parte del respetable pidió el indulto, pero el peruano lo despachó de una estocada.

En el quinto, ante un toro de peor condición, Roca Rey estuvo gris. Un par de verónicas en el recibimiento con el capote a 'Regatista' y un dos tandas ligadas en la muleta fueron lo más destacable de una actuación en la que el torero, con la puerta grande asegurada, no pisó el acelerador.

Espoleado por el triunfo de su compañero, Ginés Marín, en su presentación en Antequera, salió a por todas en el tercero. Tuvo que aguardar un poco a la salida de su oponente porque el toro se partió un pitón en los chiqueros y tuvo que correr turno. Hubo temple en las verónicas de recibo a 'Escorpión'; lo llevó por chicuelinas al paso al caballo; hizo un gran quite por gaoneras y brindó al público una faena de entrega y torería iniciada con estatuarios con la planta quieta y tandas de enjundia. Terminó con bernadinas ajustadas antes de dejar una buena estocada.

Con verónicas templadas a pies juntos recibió a 'Escrupuloso', el segundo sobrero. Buen quite por chicuelinas personalísimas con la mano baja. Brindó al empresario Juan Carlos Estrada una faena iniciada de manera muy torera con pases por bajo y luego lo intentó ante un toro metido en tablas y que rehusó la pelea. Disposición de Marín que dejó tres pinchazos antes de cobrar una estocada.

Herido en su amor propio tras el triunfo de sus compañeros, El Juli salió a por todas en el cuarto, donde dibujó unas verónicas estimables en el recibimiento y un quite por chicuelinas. Brindó al público una faena iniciada con la rodilla genuflexa rematada con una gran trincherilla, a la que siguieron tandas presididas por el mando en las muñecas del madrileño. Mató de una estocada perpendicular.

El primero de El Juli fue un toro muy soso y aplomado ante el que el madrileño lo intentó pero no hubo belleza ni emoción.

Fotografías