Noticias

GRAN TARDE DE GINÉS MARÍN A HOMBROS EN ALMERÍA

25/08/2018

Fuente: El Mundo/ E.Porcuna

Ginés Marín triunfó y cortó tres orejas con la noble corrida de Núñez del Cuvillo

El tercero fue un buen toro sin excesos. Noble, obediente, con el recorrido justo, humillador sin dejar surcos, un toro para torear bien. Ginés Marín dibujó verónicas y chicuelinas en el saludo. La faena tuvo una primera fase con la derecha con toreo más rápido. Cuando tomó la zurda, el natural ya recordó al torero de otras ocasiones. Muy buenos naturales en dos tandas de mando y temple. A partir de ahí, la fiesta de los circulares, pases mirando al tendido y las bernadinas. Acertó a la primera y la plaza pidió las orejas que el palco dejó en un solo apéndice.

A la salida del sexto la plaza estaba feliz y dicharachera. El manso de Cuvillo fue muy bueno en la muleta. Marín se puso de rodillas para encadenar redondos. El toro estaba fijado y Marín toreó con buen gusto y reposo con la derecha. Al natural hubo largura en el muletazo. El toro era una máquina tras la muleta, pero al final surgió su condición y se rajó. Aún así alguno pidió el indulto. La estocada dio paso al delirio y al doble trofeo. La vuelta al manso no tenía sentido, pero el presidente de la plaza quería su minuto de gloria. Se fue a hombros con Morante entre la satisfacción de todos. Fue una buena corrida de toros.

Fotografías