Noticias

GINÉS MARIN OVACIONADO EN LA FERIA DE ZARAGOZA

11/10/2017

Fuente: Cultoro

Al tercer toro pudo cortarle una oreja pero la espada le privó de ello. El quinto, primer sobrero, no le dio opción alguna de triunfo. Al abandonar el Coso de Pignatelli fue ovacionado.
Crónica de Emilio Trigo para Cultoro

El tercero embistió sin ardor al percal Marín y se dejó sin más en varas. Al cerrarlo al burladero para iniciar la faena se partió una pezuña y el palco sacó el pañuelo verde. 

El Bis, fue un toro echó hacia delante, con pechos pero de manos cortas y poco cuello. Toro de expresión seria que se movió en la primera mitad de labor con cierta continuidad y transmisión, pero tan sólo duro tres tandas a diestras. 

Inicio su seria labor Marín, con el pase de las flores y después cogió la zurda para apostar sin tentativas. Ginés lo muleteó con muchas virtudes en su muñeca, como el temple. Muy despacio estuvo Marín con un toreo de muchos enteros y aguantando parones a mitad del viaje. Parones que fueron más continuos a partir de la tercera tanda con un astado muy a menos.

Ginés estuvo tan firme como dispuesto ante un animal que se desfondó pronto. Pinchazo y estocada ante un toro que no ayudó en la suerte suprema. Ovación. 

Los primeros tercios pasaron con poca historia. El quinto de la tarde fue un toro muy alto y tal vez justo de remate. Que se tapaba por la cara y que debido a su altura jamás descolgó. El Juan Pedro Domecq que deslució el recibo de capote del extremeño no dijo nada durante toda la lidia. 

Un astado sin celo y de embestida anodina. Ginés Marín puso ilusión y empeño pero sin resultado artístico por la falta de colaboración de su oponente. Silencio.


Fotos Plaza de Toros de Zaragoza

Más información

Fotografías